El “hiperespionaje” se acerca y alarma a los británicos

La alarma fue desatada por una normativa de “hiperespionaje” que le otorgaría al Estado la libertad de monitorear la vida privada, tanto de criminales como del resto de los ciudadanos, sin necesidad de tener que leer correos electrónicos o interceptar conversaciones telefónicas. Un poco como el “Gran Hermano” lo hacía en 1984, la distópica novela de George Orwell.

El borrador legislativo, apodado la “ley del fisgón”, otorga a las fuerzas de seguridad acceso inmediato a los datos vitales básicos, pero no al contenido de todas las comunicaciones de la población “para poder así asegurar su protección”.

La información que el Ministerio del Interior se apresta a recoger mediante “cajas negras” en empresas proveedoras de Internet y de telefonía celular es la identidad de quién se comunica con quién, qué páginas web visita, desde dónde, en qué tiempo y con qué frecuencia.

Con estos datos, la policía y los servicios de inteligencia podrían confeccionar “mapas de comportamiento” capaces de revelar actitudes anómalas de ciertos individuos que merecerían ser investigados en forma más exhaustiva.

En busca de estas “banderas rojas”, las autoridades podrían deducir mucho de la intimidad de los habitantes, como sus hábitos de manejo vial, pautas de consumo, actos de infidelidad conyugal y hasta sus padrones de sueño.

Cameron negó que ése fuera el objetivo y defendió ante la Cámara de los Comunes la propuesta (cuyo título oficial es “Programa de Desarrollo de las Capacidades de Comunicación”, CCDP) calificándola de imprescindible para proteger a Gran Bretaña del terrorismo y de la delincuencia nacional e internacional.

“Vamos a realizar amplias consultas antes de aplicarla, pero yo no quiero ser el primer ministro que tiene un día que pararse aquí para admitir «podríamos haber hecho algo más», después de un ataque terrorista”, sostuvo.

Entre los críticos más acérrimos se encuentran varios correligionarios, incluido quien fuera hasta hace poco el vocero del Partido Conservador en temas de seguridad.

“A los criminales les será fácil usar celulares robados y hackear computadoras para no dejar pistas. Crearemos algo que no va a atrapar delincuentes, pero que convertirá en sospechosas a millones de personas inocentes”, advirtió el parlamentario conservador David Davis.

Según un estudio encargado por la BBC, los británicos generan un promedio de 4000 millones de horas de llamadas telefónicas, producen cerca de un trillón de correos electrónicos anuales y una cantidad similar de textos celulares. El tráfico diario de mensajes por Internet se estima en un cuatrillón de bytes.

Fuente: La Nación

Explore posts in the same categories: Noticias en general

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: