Archivos para abril 2011

Jobs asegura que Apple no espía a la gente, pero Google sí

abril 26, 2011

A veces cuando se habla sobre ciertas cosas es bueno tener una respuesta directa de la otra parte, y qué mejor si es en primera persona. Es precisamente lo que hizo Steve Jobs, al salir al paso luego de las acusaciones de que Apple está rastreando los movimientos de los usuarios de iPhone y iPad y almacenando esa información.

Un lector de MacRumors le preguntó al respecto, amenazándolo con cambiarse al sistema operativo Android, pues, según él, en Google no lo rastrean.

Jobs respondió fuerte y claro: “Oh, sí que lo hacen. Nosotros no rastreamos a nadie. La información que está circulando es falsa“.

Por un lado, dice que no rastrean a nadie. Pero lo contradictorio en este argumento es que no se entiende si los datos de ubicación almacenados por el iPhone y el iPad 3G van a dar a Apple o sólo se almacenan de manera local en los respaldos creados por iTunes.

Según informes, se espera que el tema de la grabación de ubicación en el iOS4 — tratado más como un error de programación que como una recolección de datos deliberada — sea reparado en la actualización del software.

Fuente: Wayerless

Cómo reparar un Mac, un Linux y un Windows

abril 23, 2011

PASO 1: Llévalo a la Apple Store

¿Eso lo arregló?
¿No? Procede con el paso 2

PASO 2: Cómprate un nuevo Mac
Deja tu cuenta sin dinero.
Llora en silencio

PASO 1: Reinicia el equipo

¿Eso lo arregló?
¿No? Procede con el paso 2
  
PASO 2:
Formatea el disco duro.
Reinstala Windows.
Pierde todos tus archivos.
Llora en silencio.

PASO 1:
Aprende a programar en C++. Recompila el kernel. Construye tu propio microprocesador a partir de restos de siliceo que haya a tu alrededor. Recompila el kernel otra vez. Cambia de distribuciones. Recompila el kernel otra vez, pero esta vez usando una CPU alimentada con luz refractada de Saturno.
Déjate crecer una barba gigante. Blasfema contra Sun Microsystems. Convierte tu cama en un armario de servidores y pasa 10 años adormilado por el sonido de ventiladores chirriantes. Escribe una expresión regular que haría a otros programadores llorar sangre. Aprende a programar en Java. Recompila el kernel otra vez (pero esta vez con tus calcetines de la suerte puestos).
¿Eso lo arregló?
¿No? Procede con el paso 2
PASO 2
Da marcha atrás y vuelve a usar Windows o Mac
Llora en silencio

El FBI recurre a la Red para descifrar una misteriosa nota

abril 20, 2011

El FBI se ha rendido: después de casi 12 años de fracasos ha decidido pedir ayuda a la comunidad internacional para intentar descifrar dos notas manuscritas encontradas en el tórrido verano de 1999 en el cadáver de Ricky McCormick. El Federal Bureau of Investigation ha optado por colgar en su página de Internet ambos documentos, escritos en clave, para ver si alguien es capaz de desentrañar lo que ya se conoce como el código McCormick. Parece un enigma de ficción propio de Los bailarines de Arthur Conan Doyle, pero no lo es. Entre otras cosas, esos pedazos de papel podrían aclarar la extraña muerte de ese ciudadano.

El 25 de junio de 1999, Ricky McCormick, 41 años, un expresidiario, parado y que vivía de la ayuda social, salió del consultorio de su médico. Fue la última vez que alguien le vio con vida. Cinco días después, un granjero halló su cuerpo en un maizal próximo a San Luis (Misuri), a 30 kilómetros del domicilio de McCormick. Todavía hoy no están muy claras las causas del óbito, aunque el forense apreció que la víctima tenía un golpe en la cabeza

El asesinato de este hombre, un don nadie sin oficio ni beneficio, jamás habría trascendido al mundo de no haber sido porque en uno de los bolsillos de su pantalón llevaba dos trozos de papel.

El FBI explica: “Las más de 30 líneas codificadas usan una exasperante variedad de letras, números, guiones y paréntesis. McCormick ni siquiera había terminado los estudios de secundaria, pero sabía leer y escribir y era un chico listo. Según su familia, McCormick había usado ese tipo de notas encriptadas desde que era un niño, pero aparentemente ninguno de sus parientes sabe descifrarlas”. Los investigadores suponen que McCormick escribió estas notas tres días antes de su muerte.

La Unidad de Análisis Criptográfico y Antifraudes del FBI se volcó en el reto de aclarar el código McCormick. No lo consiguió, a pesar de emplear las técnicas y las máquinas más refinadas. La American Cryptogram Association tampoco logró el menor resultado. Todo un enigma.

¿No serían esos escritos un simple divertimento del propio McCormick? No. Nadie inventa un código secreto para su propio placer, sino por utilidad: para comunicar algo a alguien, con la intención de que ese lenguaje sea conocido solo por ambas personas. Y por nadie más. Por algo es un código encriptado. Eso es lo que suponen los especialistas del FBI. ¿Qué es lo que quería comunicar McCormick en las dos notas ininteligibles que guardaba en su pantalón? ¿Y a quién?

El FBI decidió el 29 de marzo del 2011 solicitar a través de Internet la ayuda del público para resolver este enigma. El jefe de la Unidad de Análisis Criptográfico y Antifraudes, Dan Olson, ha admitido que “los procedimientos habituales del descifrado han chocado contra un muro”. Para avanzar, los analistas necesitan otra muestra del código McCormick o alguno similar que pueda servir para desentrañarlo. Algo así como lo que en su día significó el hallazgo de la piedra Rosetta, en 1799, para poder comprender los jeroglíficos egipcios.

Es la primera vez que el FBI pide colaboración para descubrir un código secreto. A quien lo consiga, le ofrece como recompensa “la satisfacción de saber que quizá ha contribuido a llevar ante la justicia a un asesino”, además de la fama mundial que obtendrá el que logre semejante proeza.

Quien tenga una idea brillante, conozca códigos similares o posea información sobre Ricky McCormick y sus amistades, puede ponerse en contacto con el Laboratorio de Análisis Criptográfico y Antifraudes del FBI en Quantico (Virginia).

La ciudad de San Luis, cercana a donde fue hallado el cadáver de McCormick, está vinculada a otro enigma similar: de San Luis procedía una carta enviada en 1820 por un tal Thomas Jefferson Beale al dueño de un hotel de Lynchburg (Virginia) poniéndole en la pista de una fortuna en oro y plata enterrada por él. Para localizarla era preciso descifrar tres pergaminos. Uno de ellos fue dilucidado al descubrirse que la clave estaba en la Declaración de Independencia de EE UU, pero los otros siguen sin descodificar. Y el tesoro permanece oculto.

Sin embargo, el mayor desafío mundial lo constituye el manuscrito Voynich, un misterioso libro ilustrado, de contenido desconocido, escrito en el siglo XV en un alfabeto no identificado. Ha sido objeto de intensos estudios, pero nadie ha conseguido averiguar ni una palabra. Esta sucesión de fracasos ha convertido a este texto en el Santo Grial de la criptografía histórica.

El Centro Criptológico Nacional español, dependiente de CNI, conoce la existencia del código McCormick, pero aún no ha intentado aclarar su misterio. Un portavoz explica: “Nosotros tenemos un volumen muy grande de trabajo de desencriptado, la mayor parte referido a soportes informáticos usados por ETA y el yihadismo islamista. Los más habituales son los archivos PGP o GPG, que son los que utilizan las empresas… y también los terroristas. Ahora apenas hay códigos secretos en papel”. Otro de los métodos más frecuentes, sobre todo en el espionaje, consiste en ocultar mensajes entre los miles de píxeles de una fotografía digital, siguiendo el axioma de que “el mejor sitio para ocultar un árbol es el bosque”.

Quién sabe si la historia de McCormick no servirá de inspiración a un literato. Igual que Arthur Conan Doyle empleó en su día unas notas criptográficas como argumento de Los bailarines, un cuento en el que el superdetective Sherlock Holmes desenmascara unos jeroglíficos que asemejan una especie de monigotes. O como hace Edgar Allan Poe en El escarabajo de oro, un relato que contiene un intrincado criptograma que conduce a los protagonistas hasta un codiciado tesoro escondido mucho tiempo atrás por un pirata en la isla de Sullivan.

Fuente: La Nación

Para analizar…

abril 20, 2011

En la entrada anterior, hice referencia a una nota periodística de un medio brasilero, donde la presidenta Cristina K, se refirió al deseo de implementar Linux en el ámbito del gobierno federal.

Ahora bien, me extraña sobremanera, que solo un medio periodístico argentino se haya hecho eco de tamaña iniciativa, dado que en nuestro país existen muchos seguidores del software libre. Y que ningún otro lado haya sido publicado.

En esa publicación, la fuente sugiere que ese apoyo se debe a congraciarse con su aliado político Hugo Chavez, siendo este supuestamente un detractor del software norteamericano Microsoft. Hasta acá suena lógico. Pero la principal industria y fuente de riqueza de ese país, usa Windows.

Argentina pretende software libre…

abril 20, 2011

SAO PAULO – El gobierno federal de Argentina anunció este fin de semana un plan para equipar con hasta dos terceras partes de los equipos de Linux en el gobierno federal y los servicios públicos.

El anuncio se produjo días después del apoyo del gobierno local FLISoL, un festival para fomentar la adopción de software libre por los usuarios normales.

Según un portavoz del gobierno local, la migración de plataformas propietarias – en particular de Microsoft – para las distribuciones de Linux tiene el principal objetivo de ahorro de dinero público gastado en licencias.

La oposición parlamentaria a la presidenta Cristina Kirchner desean que sea realizado con precaución. La oposición local evitó posicionarse en contra del software libre, pero dijo que la sustitución de las plataformas debe ocurrir gradualmente y sólo en áreas, donde el modelo abierto sea comprobadamente más eficiente que las propietarias.

La oposición acusó al gobierno de Cristina de anunciar este apoyo a Linux, no por propia iniciativa, sino sólo para complacer al gobierno venezolano de Hugo Chávez, un feroz crítico de la dependencia de América Latina de los productos desarrollados en los Estados Unidos.

Fuente: http://info.abril.com.br

50 años de Clementina, la primera computadora científica argentina

abril 15, 2011

El 15 de Mayo de 1961 comenzó a funcionar la primera computadora científica en nuestro país, una Mercury de Ferranti conocida como Clementina.

Ese mismo año se iniciaron las actividades del Instituto de Cálculo de la UBA, núcleo fundador de la enseñanza e investigación en computación, que comenzó a utilizar la computadora para satisfacer las demandas de universidades y empresas y cumplió con una señalada misión de servicio a la comunidad.

Clementina marcó un hito: el nacimiento de la disciplina informática en Argentina.

Con el fin de conmemorar los cincuenta años de este acontecimiento histórico, el Departamento de Computación de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA y la Fundación Sadosky, realizarán un amplio programa de actividades.

Ambas instituciones han lanzado un concurso de cuentos y otro de ensayos históricos. En el primero convocan al público a presentar cuentos que tengan como disparador la llegada de la primera computadora a la universidad. En cuanto a los ensayos, se aspira a que reflejen un área temática de la computación, un período, una región geográfica determinada o que simplemente se refieran a entidades relacionadas con la computación en nuestro país.

“El objetivo es honrar a nuestros pioneros de la ciencia local, transmitir aquella experiencia a los estudiantes e investigadores de hoy directamente desde los protagonistas y difundir a la comunidad los significados y vivencias de este hecho vanguardista”, explican Ricardo Rodríguez y Raúl Carnota, coordinadores de las actividades del evento.

Los cuentos y los ensayos se recibirán en el Departamento de Computación hasta el 31 de mayo de 2011. El jurado del concurso de cuentos estará integrado por Liliana Heker, Guillermo Martínez, y Juan Sabia. En tanto que los ensayos históricos serán evaluados por Jorge Aguirre, Dora Barrancos y Pablo Jacovkis.

Al mismo tiempo, el 12 y 13 de mayo se desarrollarán mesas de debates y paneles con los pioneros de la computación científica nacional.

También se inaugurará un museo interactivo que reunirá la escenografía con mobiliario de la época, partes originales del equipo y documentos que testimonian la llegada de la computadora al país.

Estos eventos tendrán lugar en el Departamento de Computación de Exactas, Pabellón I de Ciudad Universitaria, C.A.B.A.

La celebración continuará entre el 8 de julio y el 15 de agosto en el marco de la megaferia Tecnópolis, que se realizará en la localidad bonaerense de Villa Martelli.

Para más información, bases del concurso, reseñas históricas y fotos, consultar en el Sitio Web: http://www.dc.uba.ar/events/cincuenta

122 años del nacimiento de un grande…

abril 15, 2011

El legado de Charles Chaplin está reflejado hoy en la página principal de Google, en un video homenaje que el motor de búsqueda realizó a 122 años del nacimiento del ícono del cine mudo que se cumplen mañana.
Los usuarios del buscador se sorprendieron a lo largo del día al encontrar un video en lugar del logo clásico de Google. Al hacer clic sobre la imagen, se reproduce un video realizado por el equipo creativo a cargo de los “doodles” (los logos que el buscador hace en fechas especiales), con la ayuda del Niles Essanay Silent Film Museum. Allí, los creativos actuaron en un corto mudo, al mejor estilo Chaplin, con la referencia a la empresa a lo largo de los dos minutos de video.
“A veces contamos pequeñas historias con el logo de Google, pero para el Sir Charles Spencer Chaplin 122° cumpleaños mañana, 16 de abril, el equipo Doodle creó algo especialmente gracioso. Por las próximas 36 horas, la página principal de Google va a homenajear el legado creativo de Charlie Chaplin con nuestro primer video sin animación”, relató el ‘doodler’ Ryan Germick en el blog de Google.
“Verdaderas obras de arte, los films de Chaplin siguen vigentes hoy a pesar de que algunos de ellos ya tienen un siglo. Esperamos que nuestro sitio logre que la gente hable de su trabajo y de las diversas virtudes del cine mudo”, agregó.

Fuente: La Nación

Video: Aquí